Lectio Divina - DOMINGO DE RESURRECCION: JESUS VIVE! - P. Julio Gonzales C. ocd

31.03.2013 12:00

 

Lecturas Bíblicas: 

a.- Hch. 10, 34. 37-43: Nosotros somos testigos.  

 El discurso de Pedro, con motivo de la conversión de Cornelio, es un resumen de la  vida y obra de Jesucristo en medio del pueblo de Israel, siendo ellos testigos  oculares de primera importancia. Se presentan todos los elementos del kerigma  cristiano. El evangelio no es sólo la Palabra, sino que también es espacio, es decir,  los lugares donde comenzó Jesús la predicación, citando regiones como Galilea,  Judea y finalmente Jerusalén. Encontramos en el kerigma: la unción de Jesús, por  el Espíritu Santo (v. 38; cfr. Is. 61,12), dato fundamental de la cristología de Lucas,  Dios estaba con ÉL (v. 38); pasó haciendo el bien (v. 38), un aspecto de la vida de  Cristo, donde ejerce su misericordia con los más débiles. Finalmente, recuerda su  muerte y resurrección, lo colgaron de un madero, lo mataron (v.39), pero Dios  Padre lo resucitó al tercer día (v. 40), y se apareció a sus discípulos, testigos  cualificados. Escogidos por el Padre y el Hijo, no sólo para contemplarlo vivo, sino  para predicar en su Nombre la salvación (cfr. Hch. 9,15; 13,2). El anuncio de la  resurrección en boca de Pedro es toda una confesión de fe, lo mismo que hace  Pablo, en Corinto (cfr. 1Cor.15, 5), sin olvidar, que ahora Jesucristo, es Señor y  Juez de vivos y muertos, dato teológico que pertenece al kerigma apostólico.  Hay  que darle importancia a las varias veces que Pedro, pone en evidencia que él y los  otros apóstoles, fueron testigo de todo el kerigma que anuncian: “y nosotros somos  testigos de lo que hizo en la región de lo los judíos y Jerusalén” (v.39); “a los  testigos que Dios había escogido de antemano, a nosotros que comimos y bebimos  con él después de la resurrección” (v. 41); “y nos manda que predicásemos al  Pueblo” (v. 42). El núcleo de la predicación apostólica, será lo que hizo y dijo Jesús,  lo anunciado por los profetas y la eficacia de esa palabra en la vida de los hombres,  presencia viva de Dios, Cristo resucitado, en medio de los hombres. Fruto de la  predicación apostólica y del anuncio profético, es la noticia que todo el que cree en  Jesucristo, obtiene el perdón de los pecados. Se cumple en la predicación de los  discípulos, la palabra de los profetas, acerca del Mesías y del que ahora es Señor de  vivos y muertos. Su perdón de los pecados llega a toda la humanidad, y no solo al  pueblo judío escogido, que ahora está en paz con los gentiles, por la cruz de Cristo  y su sacrificio salvador.  La fe de los discípulos en la resurrección, se basa en el  encuentro personal que tuvieron con ÉL, después de su muerte. Los que no lo  vieron, se fiaban del testimonio de fe de tan insignes testigos, como nosotros lo  hacemos hoy. La Iglesia, cree desde el testimonio de los apóstoles. Fe y testimonio,  son una norma para la Iglesia, en lo que se debe creer y nos fiamos del testimonio,  en la credibilidad de los apóstoles que afirman: Jesucristo Resucitó. Hay un hecho  que narran los cuatro evangelistas, antes de las apariciones del resucitado: el  sepulcro vacío. Cada evangelista da su visión al respecto, pero el encuentro con  Jesús, hace que el tema del sepulcro vacío pase a un segundo plano.   

b.- Col. 3, 1-4: Buscad los bienes de arriba, donde está Cristo.     

El apóstol Pablo, comienza la parte moral de la carta, en que hace aplicación de la  doctrina aplicada a la vida cotidiana. Recuerda a los colosenses su nuevo estado de  resucitados con Cristo, que les exige vivir para el cielo (vv.1-4), despojándose cada  día más del hombre viejo, y revistiéndose del hombre nuevo, que es Cristo  resucitado (vv. 5-17). El apóstol  parte del principio (vv.1-4) de que el cristiano,  muerto y resucitado místicamente con Cristo en el bautismo (cfr. Col. 2:12; Ef.  2:6), ha roto sus vínculos con el mundo y con sus doctrinas religiosas, habiendo  entrado en una vida nueva, la vida de la gracia, vida que posee ya realmente, pero  que no se manifestará de modo pleno hasta después de la parusía, cuando todos  los miembros del cuerpo de Cristo seamos asociados públicamente a su triunfo  glorioso. Este nuevo estado, pide que nuestros pensamientos no estén puestos en  las “cosas de la tierra,” sino en “las del cielo,” como corredores que piensan  únicamente en la meta, a la que dirigen todos sus pensamientos. Se refiere a que si  bien, estamos en el mundo no somos del mundo, porque no compartimos ni las  políticas, ni las modas de pensamiento, que se oponen al Evangelio, pero que en  definitiva se vuelven en contra del propio hombre que las propicia, lo vacían de  contenido moral, quedándose, como sucede hoy, con el hombre económico y  digitalizado, informático, pero carente absolutamente de humanidad. Es este  pensamiento del cielo, vida eterna, vida verdadera, el que debe constituir la regla  de nuestra conducta, subordinando todo al progreso de esa nueva vida, cuya plena  manifestación esperamos alcanzar en Cristo resucitado (cf. Rm. 8,14-25).   

c.- Jn. 20,1-9: Cristo había de resucitar de entre los muertos.    

El cuarto evangelio, contempla a María Magdalena que va al sepulcro sola y no  encuentra el sepulcro como lo había dejado el viernes, queda angustiada. Luego  aparece Juan en el sitio, más tarde Pedro, dejando en claro que la actitud decisiva  no es la de Pedro, sino la de Juan. Ve las telas, el sudario…Juan vio y crey, luego  de contemplar el sepulcro vacío donde había sido puesto Jesús. Quiere decir, que el  primero que creyó en la resurrección no fue la Magdalena ni Pedro, sino que el  primero en creer en la resurrección de Cristo, fuel el discípulo amado, es decir, Juan  apóstol. El autor del cuarto evangelio, piensa en sus lectores, cristianos y  cristianas, que no habían tenido un encuentro personal con Jesucristo, como los  testigos de las apariciones del resucitado. ¿Cómo podían estar seguros de la  resurrección, sino es desde la fe? No era necesario ese tipo de pruebas, les abre el  único camino para aceptar la resurrección, el camino de la fe. ÉL mismo ha creído  sin haber visto, sin haber tenido hasta ahora, un encuentro personal; le bastan los  indicios, el sepulcro vacío. ¿Es la intención de Juan, presentarse a sus lectores  como modelo de creyente a quienes anuncie él, y los demás apóstoles, la  resurrección de Cristo, anuncio hecho de parte de testigos insignes? La referencia a  las Escrituras (v. 9) y a la novedad de esta realidad de la resurrección, hace pensar  en la reflexión, la comprensión, por parte de la comunidad, de este acontecimiento  de fe. No habían comprendido, hasta ahora, desde el AT, que Jesús debía resucitar  de entre los muertos. Escrutadas las Escrituras, viene la reflexión cristiana donde  descubren la profundidad del misterio de la resurrección de Cristo Jesús. Esta  reflexión si bien vino mucho más tarde, la fe en la resurrección estuvo siempre  presente. Habría que pensar que el “vio y creyó”, del autor del cuarto evangelio  tuvo su tiempo de maceración en la fe, desde el alba del domingo, hasta que  escribe su evangelio, pero lo indiscutible es, que la luz brilló esa mañana y la nueva  creación, abrió el camino de la unión con Dios. Felices Pascuas de Resurrección a  todos los cristianos. Aleluya, aleluya ¡¡¡Cristo ha resucitado!!! Aleluya, aleluya.