Lectio Divina - La Pasión (Domingo de Ramos) - P. Vijaya Kumar de Cristo Rey OCD

24.03.2013 21:44

 

 
 
 
Lecturas:
Isaías: 50:4-7:  
Salmo:22.  
Filipenses 2: 6-11:  
Lucas: 22, 14-23, 56

Tema¿Cómo puedo corresponder el Sufrimiento que Jesús padeció por mi?

1. Historia: Una vez un niño tenía un corderito con el que jugó y saltó, hasta que se desbarrancó en un arbusto espinoso; el cordero se rasgo un poco, y le broto sangre; el animal empezó a balar estrepitosamente; el niño en su desesperación quería que su padre fuera en su ayuda y cortara el maligno arbusto, por haber lastimado a su pequeño cordero. Pero el padre que estaba sentado al lado del chico, no muy lejos del arbusto; se puso a mirar en silencio. Un pequeño pájaro salió volando por allí, y  sentado en el arbusto maligno captaba la atención del muchacho con su canto alegre, luego el pájaro se puso a juntar los pedazos de lana de oveja que estaban enredados en las espinas, y con ellos hizo su nido.
 Así como el pequeño pájaro construye su nido con lana de cordero, para cobijarse y cuidar su vida, el cordero sufre por perder su lana.
2. Cuando la humanidad entera vivía en medio de sufrimientos y por sus pecados podría terminar en el infierno, Dios envió a su hijo Jesucristo para salvarnos a todos a través de su amor, su sufrimiento, pasión y muerte en la Cruz del Calvario. No puede haber mayor ejemplo de amor y sufrimiento que el de Jesucristo por nosotros. Las lecturas de hoy y la narración de la Pasión retratan este gran acto de sufrimiento infinito y el sacrificio de Jesucristo. A causa de su sufrimiento, sacrificio desinteresado y su muerte en la cruz del Calvario, todos hemos recibido la redención y gracia eterna. Su herida y muerte en la Cruz, nos da morada eterna con el Padre celestial y por el bien de todos el sufrimiento de Jesús Cristo nos libera, Dios se complace por amor a nosotros y nos perdona los pecados.
El sufrimiento, la pasión y muerte de Jesucristo sólo puede tener significado en mi vida cristiana católica, cuando sufro por él.
3. ¿Cómo puedo sufrir por mi Señor? ¿Cómo pueden mis padres, niños, jóvenes, ancianos, líderes religiosos, líderes políticos, líderes sociales, los amigos y el país pueden sufrir por amor de Jesús? ¿Es suficiente con participar en el camino de las cruces, en algunas oraciones externas, practicar algunas devociones piadosas, recibir la comunión y hacer algunas obras de caridad? sin embargo, aunque estas son necesarias, el “Sufrimiento”, es una entrega total. ¿Qué es la entrega total? Es la Donación total, es el anonadamiento por el bien de la persona que más amo. ¿Como padres y abuelos, no sufres por tus hijos mientras están enfermos y en dificultades? Como amigo, no sufres por tus amigos que sufren?  ¿ te sacrificas por el bien de tu Esposa o esposo? En realidad Es inhumano, si no te sacrificas por tus seres queridos y amigos. Es exactamente lo mismo con Jesucristo tu Señor más amado. Tu sufrimiento por la causa de Jesús es a la vez humano y divino. El sufrimiento y el abandono de uno mismo exige ciertos de tipo sacrificios. ¿Cuáles son?
A. Sacrificar tu tiempo. De veinticuatro horas del día, al menos una hora para meditar la pasión y muerte de Jesucristo en el Monte Calvario. He aquí, él sufre por ti en la cruz del Calvario, porque él te ama con un amor eterno.
B. Sacrifica tu talento de fe para el bien de tu Señor enseñanza a los cristianos, ateos y católicos que lo ignoran, ilústralos con la palabra de Dios, demuéstrales que se han alejado del Señor y de de la Santa Iglesia Católica.
C. Sacrifica la energía interior de tu cuerpo, mente, corazón, personalidad y de tu alma por amor a tu Señor. Tú tienes la energía divina en cada parte de tu ser. No pierdas en aras de acumular riqueza, honor, poder, prestigio, renombre. Utiliza tu energía para predicar y enseñar el infinito amor que Jesucristo tiene para toda la humanidad.
D. Participa en los sacramentos con tu familia, especialmente en los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía. Que cada miembro de tu familia, participe, medite, reciba y se alimente de las gracias divina, espirituales y místicas de Dios. Por lo menos los viernes y los domingos obligatoriamente no te pierdas y sacia tu sed espiritual y mística.
E. Sacrifícate de los placeres de tu cuerpo, mente y  corazón por el bien de tu Señor sufriente, al menos durante este tiempo de Cuaresma y la Semana Santa. Si, por ejemplo, alguien de nuestra familia o amigos muere, no nos gusta, bailar, sonreír o cantar. Lloramos  a los muertos, Sufrimos por ellos en silencio y nos sacrificamos. Nosotros no hacemos una burla en sus sufrimientos, más bien respetamos y honramos al sufrir por su causa. El otro día, estaba una maravillosa cruz delante de la Iglesia de San José. Les pregunto: a todos ustedes, niños, jóvenes, adultos y fieles en general, ¿realmente vivieron la pasión de Jesucristo y al ver la Cruz sufrieron por El? ¿Podemos burlarnos de Jesucristo como niños que no conoce a Jesús? Al ver  esto, tu amoroso Señor Jesús sufre por ti. No olvides que Él está llevando su pesada cruz del Calvario por amor a nosotros, para redimirnos de la condenación eterna. Así que cuando él está sufriendo por ti, no hagas banquetes, celebraciones, ni disfrutes bailando y cantando especialmente en este tiempo de cuaresma.

4. La oración y Resolución: (Por favor, cierra tus ojos Vamos a escuchar y meditar la Pasión de Cristo a través de una melodía indígena.)
 
¿Por qué este silencio hoy?
¿Por qué este vacío hoy?
¿Por qué este dolor hoy?
 ¿Por qué esta muerte hoy?
1. "Gloria a Dios en las alturas,
Y paz a su pueblo en la tierra"
Así, todos cantaron a ti Señor,
Pero hoy?
2. "Para alguien que viene en nombre del Señor,
¡Hosanna en las alturas”,
Así todos aclamaron a ti Señor,
Pero hoy?
3. "Tú eres el Hijo de Dios vivo,
Tú eres el Salvador de Israel"
Así todos alabaron a ti Señor,
Pero hoy?
4. “Señor sananos de todas nuestras enfermedades,
Perdona todos nuestros pecados”
Así todos oraron a ti Señor,
Pero hoy?

LES DESEO A TODOS Y CADA UNO DE USTEDES UNA GRACIA LLENA DE LA PASIÓN DEL SEÑOR

Rev.Dr.Fr.Vijay Kumar de Cristo Rey OCD
Parroquia de San José, Jesús María, Lima, Perú